En nombre de Mater Misericordiae se dirigieron estas palabras al público asistente:

 

Buenas noches a todos, autoridades, directivos y público en general.

En primer lugar, permitidme decir unas palabras de profunda gratitud al Consell de Mallorca, a sus representantes y a las personas que han formado parte del jurado, y que han tenido la deferencia de concedernos el premio a la solidaridad. También queremos dar las gracias a las personas y entidades que confiaron y propusieron nuestra candidatura para este premio de reconocimiento. No hay que decir que tenemos que hacer una mención especial a todas las hermanas franciscanas, profesionales, voluntarios y familias que han trabajado y trabajan para la solidaridad en cualquier lugar del mundo por los más desfavorecidos y vulnerables. Estando prácticamente a las puertas de salida de una gran crisis económica, que nos trae a un cambio de modelo social con nuevos valores humanizadores que conforman una sociedad solidaria con el más necesidades. Por eso quiero aprovechar para pedir de las administraciones y sociedad en general un esfuerzo para defender y ayudar con inteligencia, imaginación, tenacidad y con inversión de recursos a los que, por circunstancias de su condición psíquica, física, y/o social son víctimas ya cuando llegan al mundo: los niños y los jóvenes. Todos nuestros proyectos e iniciativas tienen como hito el mejorar la calidad de vida de las personas a quienes atendemos, y de sus familias Mater destina todo su esfuerzo e ilusión, con un equipo de buenos profesionales, un grupo de ellos aquí presentes, que en el anonimato y con sus conocimientos, actitud y vocación, hacen posible la solidaridad y el que hoy estamos aquí.

Para todos ellos también un trocito de este premio.

Muchas gracias.

Ir a la barra de herramientas