El voluntariado es el motor de muchas entidades y de sus acciones, por eso debemos tener especial cuidado con el voluntariado y así conseguir una mejor gestión de nuestro equipo.

Las personas voluntarias son la base de cualquier entidad sin ánimo de lucro que ofrece una acción relacionada con el ámbito del voluntariado.
El voluntariado constituye un gran núcleo de generosidad y altruismo que no debería darse por hecho, sino que debería invertirse en él y cuidar al cien por cien a la persona voluntaria.

En muchas ocasiones, se olvida la importancia de acompañar a estas personas en su itinerario de voluntariado.
Por otro lado, también debe tenerse en cuenta que la actividad que realicen estas personas debe llevarlos más allá de la adscripción a la entidad y debe ayudarles a crecer como personas. adquirir una serie de competencias significativas que posteriormente puedan extrapolar a cualquier contexto de su vida diaria, ya sea de forma personal o profesional.

A continuación le facilitamos 12 tips para cuidar al voluntariado:

Ir a la barra de herramientas